Rafael Roque y el recibimiento a los nuevos prospectos en Pedro Brand

Por Jesús Arias Parra

Hace más de quince años caminaba por el área deportiva de Listín Diario y escuché al cronista Freddy Tapia decir que el entonces lanzador de Grandes Ligas, Rafael Roque, es oriundo de Herrera. Extrañado me devolví, y le dije que es de Pedro Brand.

Y, ciertamente, nunca escuché en radio o televisión a algún comentarista, o al propio Roque, decir que es de Pedro Brand. Al parecer “Tony“, el hermano del “Secre“, como le decíamos a su hermano Francisco Toribio, nunca les dijo a los periodistas que es de Pedro Brand.

Nunca volvía a hablar de ello hasta que uno o dos años después, sentado en mi oficina cerca de donde luego fue instalada la Fiscalía, me visitó Richard Rodríguez, hoy locutor de Telemicro, y no recuerdo sobre qué hablábamos, pero le comenté que me había apenado mucho escuchar a Freddy decir que “Tony“ (Rafael Roque) le había dicho que es de Herrera. Días después Richard me visitó y me dijo que Tony le habia dicho que en esa ocasión le dijo a la prensa que nació en Cotuí y se desarrolló en Herrera.

No sé dónde nació Tony. Lo conocía a principios de los años 80 cuando “El Secre” era uno de los lanzadores estrella del equipo de béisbol pequeña liga del cual yo era dirigente y además campo corto, en la desaparecida Liga Deportiva Pedro Brand, presidida por Crucito Dicent (Felí).

Como Tony era más pequeño, debió tener unos diez u once años, no hizo el equipo, aunque recuerdo que iba a todos los partidos, y siempre mostró mucha disposición para buscar la bola cuando se introducía al patio de la Escuela Pedro Brand. Por cierto, nuestro equipo ganó el torneo y recibí un diploma como Manager Ganador. Recuerdo que fui el jugador que menos ponches recibió: Dos.

Y al escribir estas líneas pienso en los giros de la vida: Nunca pensé que sería abogado y que a la niña madrina del equipo, con quien desfile por las calles agarrado del brazo, la llevaría a los tribunales por violación de lindero, por cuya demanda la condenaron hace tres semanas en un tribunal de Herrera.

Para mí en ese momento, un adolescente algo mayor que ellos, El Secre y Tony, hijos de guardia, residentes en uno de los barrios de la Primera Brigada del Ejército, quienes venían al play cerca de mi casa, también eran de Pedro Brand. Pero perfecto, si nacieron en Cotuí me enteré en ese momento, porque siempre pensé que eran de Pedro Brand. Pero “Tony“ debió decir que nació en Cotuí y se desarrolló en Pedro Brand.

No conozco a los jóvenes lanzadores de Grandes Ligas Jarlin García y Ariel Hernández, a quienes la comunidad pretende recibir por todo lo alto en los próximos días, pero me alegra el progreso de cualquier hijo de este pueblo, sobre todo si no esconde su origen humilde, igual que todos lo que hemos nacido en este municipio.

Aunque al leer sobre el recibimiento en las redes sociales recordé que hace algunos meses me encontré en el hospital Rodolfo de la Cruz Lora con mi compañera del Liceo Gregorio Luperón, Elly Paulino, amable y decente como siempre, y me dijo que le habían firmado un hijo, que es lanzador y si mal no recuerdo juega para Cincinnati. De ser así, el hijo de Elly, debe ser Ariel.

(El autor es periodista y abogado)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: