Las preferidas de los expertos

Expertos y melómanos se han dedicado a la tarea de clasificar las mejores composiciones o fragmentos de obras clásicas, lo que origina a menudo desacuerdos y controversias. Una de las más difundidas hace la enumeración siguiente, considerándolas como las más bellas jamás escritas:

Adagio para cuerdas (Adagio for the stings), del estadounidense Samuel Barber; Jesu joy of man’s desiring (Jesús, alegría de los hombres), de Juan Sebastián Bach, décimo movimiento de la cantata Herz mund und tat und leben, que suele interpretarse en ceremonias de bodas, con un tempo lento, en contraposición con lo escrito por el autor en la partitura original. Canon, de Johann Pachelbel, composición barroca en re mayor para tres violines y bajo, a la que con el tiempo se le han hecho arreglos para otros instrumentos. Leer más de esta entrada

Anuncios

El denostado “padre de la democracia”

Aún recuerdo las reacciones pasionales provocadas por una encuesta Gallup en la que Balaguer figuraba como el político más admirado, y las más airadas generadas en el 2007 en la universidad estatal por un mural en el que se veía de manera preponderante la figura del ex presidente. Ese mural, que creo fue destruido, revivió el recuerdo de algunos episodios fundamentales en la historia de esa academia, la más vieja de su género en el continente.

La paradoja consistía en que irónicamente fue Balaguer quien, en los primeros días de enero de 1962, le concedió a la universidad la autonomía y fuero que aún posee, lo que le permitió al centro ampliar desde entonces su antiguo nombre de Universidad de Santo Domingo por el Universidad Autónoma UASD. No se trató tan sólo de un cambio de nombre, lo que hubiera resultado intrascendente, sino un enorme paso adelante. Leer más de esta entrada

Cuando falta un tema y la presión apremia

¿Qué ocurre cuando a uno le falta un tema y de la redacción te llaman con cierto apremio porque no les ha llegado la columna del día siguiente? Sucede muy a menudo. Presionado por una llamada de esas, hace ya buen tiempo, estuve a punto de escribir que el mundo parecía perder todo interés con los Yankees en caída y Alex Rodríguez fuera de juego por una lesión.

Afortunadamente pude controlar mis emociones y decidí esperar hasta el día siguiente hasta cerciorarme de que lo último era realmente cierto. Cuando Alex fue incluido en la alineación apenas un día después borré inmediatamente de la mente la idea de usarlo como un tema. Me dije que era mejor esperar que concluyera la tremenda temporada que le confirmaba entonces como el mejor de los beisbolistas de su generación para hacer pública esa debilidad deportiva, algo tan personal que a pocos lectores importaría.

¿Qué hago entonces, me pregunté? ¡Ah, la política, mejor dicho los políticos! Buen tema, me conformé. ¿Pero qué digo que no haya dicho antes? Total, todos son predecibles. La cuestión es que los columnistas nos hacemos la falsa ilusión de que nos prestan caso, para darnos algo de valor y, por supuesto, para justificar la rutina de llenar un espacio diario. Leer más de esta entrada

Nuestro “atraso político”, según Bosch

En ciertos aspectos ejercemos una democracia para la cual no estamos del todo preparados. Eso la hace débil e inoperante. Bosch solía referirse al “atraso político” del pueblo y su afirmación posee todavía, a pesar del tiempo transcurrido y de su muerte, una vigencia extraordinaria. Pero parte de la responsabilidad por ese atraso corresponde al liderazgo nacional, porque una de sus misiones debería ser la de educar a la gente en materia cívica y política. Esa es una faceta relevante de sus responsabilidades como líderes que la mayoría de los políticos ha desestimado siempre.

La labor educativa dentro del ejercicio de la actividad política nacional ha sido deprimente; virtualmente nula. Si la mayoría carece de un conocimiento sólido de sus deberes se debe en parte a que sus dirigentes no le han conferido valor a ese elemento vital de la formación democrática del pueblo. Probablemente también, porque muchos de ellos mismos desconocen los límites de esos deberes y derechos, razón que explica la facilidad e impunidad con que aquí se violan, se pisotean o se pasan por alto en situaciones decisivas esos atributos del sistema. Leer más de esta entrada

Cuando el poder es una obstinación

El ejercicio prolongado del poder, sobre el que se ha debatido mucho, no sólo engendra y fomenta la corrupción. El peor de sus legados es el anquilosamiento de la sociedad. Cuando Balaguer se postuló en busca de un nuevo mandato en 1990, después de haber regresado tras dos periodos en la oposición, escribí un artículo señalando que la más mala de las opciones electorales era entonces preferible a su reelección.

Como muestra de mis razones, me basaba en un hecho muy personal. Decía entonces que cuando mi hija nació, en 1969, Balaguer estaba en el tercer año de su tercera presidencia y la ejercía aún cuando terminaba su maestría veinticinco años después. No estuvo más tiempo en el poder sólo porque una crisis post electoral condujo a una reforma apresurada de la Constitución para recortarle el mandato e impedirle volver a postularse en el periodo siguiente, lo cual no impidió que fuera otras dos veces candidato, ya totalmente ciego y con fuerzas apenas para valerse por sí mismo. Leer más de esta entrada

El gran desafío del futuro

El exceso de población adquiere singular dramatismo en los países en desarrollo. Su limitada capacidad de producción y la falta de tecnología dificultan la alimentación adecuada de millones de seres humanos, que subsisten en condiciones extremas de pobreza e indigencia.

Es precisamente en estos lugares, donde las desigualdades sociales se muestran más patéticas y las necesidades más perentorias. Y es donde paradójicamente los problemas demográficos y de escasez de alimentos no figuran en las listas de prioridades. Con todo, han planteado un desafío nuevo a los planificadores: cómo lograr un equilibrio entre la producción de alimentos, insuficiente en muchas partes, y el número de personas que habitan la Tierra.

Como en las áreas más densamente pobladas este desequilibrio reviste características alarmantes, la explosión social podría sobrevenir a menos que se adopten medidas correctivas serias y efectivas. No puede pasarse por alto un hecho: a las tasas actuales de crecimiento demográfico, la población mundial crecerá hasta más de ocho mil millones de personas al final de la presente década. Leer más de esta entrada

La reelección diferida

La reelección no está prohibida. Lo que la Constitución no permite ahora es que un presidente en ejercicio pueda postularse para un tercer mandato consecutivo. Sin embargo, la fórmula establecida en la reforma del 2010 es perversa, pues permite la reelección diferida sin límites. La Carta Magna anterior establecía un máximo de dos mandatos con un vete tranquilo a casa. Era lo que hubiera pasado con el expresidente Leonel Fernández, cuya vida presidencial moría con la entrega del mando en agosto del 2012. El acuerdo de las “Corbatas azules” que dio paso a la reelección diferida, negándole a su sucesor la oportunidad que él ya había tenido, prolongó su carrera y trabó la del actual, con un legado de corrupción y déficit fiscal que le hizo difícil transitar en un terreno lleno de dificultades, en lugar de un sendero enteramente propio.

La perversidad del modelo impuesto por dicha reforma radica en que siembra y abona ambiciones sin límites, lo cual puede castrar toda posibilidad de relevo político en perjuicio de la dinámica social. Leer más de esta entrada

No estará lejano el día si…

Fulano se unió a un movimiento que lo llevará al Congreso. Un grupo de vecinos redactó un proyecto convirtiendo la calle donde vive en el municipio de una nueva provincia de dos cuadras alrededor. Lo propusieron para el Senado de la futura demarcación. Y el jovial abogado de la esquina confesó su deseo de ser el diputado.

En la cuadra hay otros abogados, un médico, dos contables, un ingeniero y profesionales de distintas ramas. Por eso, sin necesidad de usar los de otros vecindarios que aspiran a lo mismo, podrían tener su propio correo, fiscalía, Impuestos Internos y demás. Fulano reside en una zona del Polígono Central, enmarcado entre las calles Kennedy, Máximo Gómez, Bolívar y Churchill, donde están ubicados los principales bancos, los grandes centros comerciales, los mejores supermercados, las tiendas más exclusivas y los barrios residenciales entre los más caros del Distrito Nacional. Una zona que se basta sola con el mayor nivel de ingreso per cápita de la república. Leer más de esta entrada