La opción es el futuro, no el pasado

El liderazgo mesiánico ha sido, a través de la historia, el enemigo mortal de la racionalidad y la vida democrática, porque su legado material cuesta años de lenta reconstrucción.

El mesianismo en el ámbito de la política destruye la moral de la sociedad y corroe la fe de los pueblos en las instituciones democráticas, sumiéndolos en la esclavitud espiritual que implica la dependencia material de un estado benefactor.

Existen infinidad de documentos y experiencias que lo confirman. No está lejano entre nosotros, por ejemplo, el recuerdo de un presidente en ejercicio entregando con sus manos cajas con su imagen de redentor impresa en ellas, conteniendo magras raciones de alimentos para un par de días en ocasión de la Navidad o de la festividad de las madres, cegado por los aplausos y el ruido desgarrador de una multitud golpeándose ante sus ojos para obtenerlas.

Leer más de esta entrada

Cuanto mal comienza, igual termina

SANTO DOMINGO.- Las deprimentes imágenes de cientos de niños en numerosos planteles públicos obligados a iniciar el año escolar sentados en el piso por falta de pupitres, es una vergüenza nacional, de la que el gobierno no puede excluirse y mucho menos justificarse.

Y esto así porque estamos en el año de mayor presupuesto en toda la historia de la República y es tanto el dinero que el gobierno posee, que apenas semanas atrás había propuesto al Congreso la transferencia de fondos de los ministerios de Educación y de Obras Públicas para otros fines menos importantes con el pretexto de que no había formas de cómo gastarlo.

A propósito, hubo un concurso para dotar de alrededor de 178,000 pupitres, cifra señalada necesaria para llenar el déficit escolar, a un costo elevado, probablemente sin precedente en el historial escolar. Pero nadie ha podido decir en el ministerio, ni en otra esfera del gobierno, la suerte de esos sillones porque al parecer esa explicación no llena ninguna necesidad relacionada con la principal preocupación oficial: la percepción que pueda inoculársele al público.

Leer más de esta entrada

Plejanov y las concepciones de Marx

Contrario a la vulgar creencia, Lenin no conoció personalmente a Karl Marx, quien muriera en Londres en 1883. Quien lo inició en el estudio de las ideas marxistas fue Georgi Plejanov, a quien se le atribuye haber introducido el estudio de las teorías de Marx y Engels en los círculos revolucionarios opuestos al zarismo, entre los que se encontraba el que luego fuera líder de la revolución bolchevique.

Lenin conoció a Plejanov mientras ambos se encontraban exiliados en Suiza en la década del 1880. Plejanov, quien sostenía la tesis del papel determinante del individuo en la historia, provenía de una familia de la nobleza rusa. Fue un activista contra el zarismo desde sus días de estudiante, lo que le obligó a exiliarse a la edad de 23 años.

Sus ensayos de concepciones revolucionarias influyeron determinantemente en el pensamiento ruso de finales del siglo XIX, pero en los inicios del siglo siguiente cuando el Partido Obrero Socialdemócrata Ruso, que él ayudó a fundar en 1894, se escindió, su rol pasó a un nivel secundario.

Leer más de esta entrada

Un tema de agenda nacional olvidado

El creciente papel de las iglesias en la discusión de los temas políticos y electorales, e incluso en los más mundanos y laicos de los asuntos, nos recuerda “el muro de separación entre la Iglesia y el Estado” que Thomas Jefferson delineó en su memorable carta del 7 de octubre de 1801 a la Asociación Bautista de Danburg, Connecticut. Un concepto que la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos usó en 1962 para validar su decisión de declarar inconstitucional la obligación de hacer oraciones en las escuelas públicas, estableciendo una línea entre la religión organizada y el Estado.

Mucho antes, a comienzos de la Reforma protestante, Martín Lutero había ya articulado los fundamentos de lo que se conoce como la doctrina de “los dos reinos”, marcando así el inicio de la concepción moderna de la separación de la Iglesia y el Estado, a lo que el país renunció al suscribir en 1954, durante la tiranía de Trujillo, un Concordato con el Vaticano, concediendo además a la católica privilegios negados a otras confesiones religiosas.

Leer más de esta entrada

En el aniversario del golpe de estado

Mañana, domingo 25 de septiembre, se cumplen 59 años del golpe de estado incruento que derrocó en 1963 el primer gobierno democráticamente elegido en el país después de 31 años de tiranía. Cada año, al llegarse a tan fatídica fecha, se hace obligatorio reflexionar si las vicisitudes, sufrimientos y decepciones sufridas como consecuencias de esa acción que abortó la presidencia de Juan Bosch, han legado al pueblo dominicano enseñanzas aleccionadoras.

La pregunta es difícil, porque si bien hemos logrado superar grandes dificultades y las necesidades comunes forzaron a entendimientos, muchos de ellos tácitos, quedan todavía enormes desafíos, algunos indescifrables. Si bien las heridas causadas por la guerra civil y los años de inestabilidad que le siguieron cicatrizaron, las dudas sobre nuestra capacidad para alcanzar objetivos comunes y caminar juntos en una dirección, siguen latentes en el recuerdo de esos años dolorosos.

Leer más de esta entrada

La educación: prioridad de prioridades

Al juramentarse en el 2012, el presidente Medina dijo que su gobierno estaría cimentado en tres grandes pactos, uno de los cuales, el de educación, sentaría las bases del desarrollo definitivo.

Como muestra de ese compromiso, que el país saludó alborozado, anunció el fin de la ilegalidad que siempre significó la renuencia de su antecesor de reconocer la ley general sobre el sector que asigna a la educación preuniversitaria en el presupuesto nacional el 4% del Producto Interno Bruto.

Dentro de tan ambicioso programa para impulsar la calidad de la educación pública, se anunció la construcción de diez mil aulas en un enorme esfuerzo que quedó sellado al final de su segundo mandato ocho años después.

La meta era un desafío a la capacidad material para cumplirla y de este modo Medina, obviamente sin proponérselo o medir las consecuencias, se auto impuso una camisa de fuerza, que le apretó desde el momento mismo en que se hicieron evidente las dificultades para alcanzarla.(Reproducido con autorización del autor. Publicado en elCaribe)

Los 30 millones de pobres de Lula

En medio de la crisis, los brasileños podrían estar preguntándose si los gobiernos del expresidente Lula sacaron a treinta millones de ellos de la pobreza. Frei Betto, uno de los fundadores del Partido de los Trabajadores (PT), miembro del gabinete de uno de esos dos gobiernos y cercano colaborador de Lula, tiene una respuesta.

En declaraciones al periódico español El País hace ya buen tiempo, Betto dijo que el PT “necesita hacer una profunda autocrítica”.

A su juicio, aunque los gobiernos de Lula y el primer mandato de Dilma Rousseff han sido los mejores que ha tenido Brasil cometieron muchos errores en esos doce años.

“Uno de ellos”, dijo,” el haber priorizado el acceso de los brasileños a bienes personales, tales como automóviles, electrodomésticos, televisor en color, teléfono móvil, etc. Debería haberse priorizado el acceso a bienes sociales, como la educación, la salud, la vivienda, el saneamiento, el transporte, la seguridad…”

Leer más de esta entrada

Una reforma sin posibilidades

Una nueva reforma fiscal, a todas luces más impuestos para la clase media y los grupos más vulnerables, luce prácticamente improbable en la etapa final de la actual administración.

Por años, la idea se ha sustentado en la supuesta necesidad de aumentar los ingresos del Estado para encarar las demandas del país.

Así ha sido siempre y los resultados no podrán ser distintos a las experiencias vividas: gobiernos ricos con pueblos cada vez más insolventes.

El problema radica en la resistencia del liderazgo político nacional a aprender de las experiencias de naciones más exitosas y desarrolladas.

Leer más de esta entrada