La verdad sobre Chávez

Los admiradores del fallecido Hugo Chávez, si aún quedan, deberían conocerle mejor antes de atribuirle los atributos del héroe militar que nunca fue. En uno de sus  textos biográficos editados en Venezuela, Chávez revela la forma poco ortodoxa en que inició su carrera militar. Objetado por sus bajas calificaciones académicas, las puertas de la milicia se le abrieron  sólo por sus habilidades como pelotero.

A él y a un grupo que tenían una y dos “materias raspadas”, se les dijo que “el único chance que teníamos para ser aceptados provisionalmente era que fuéramos buenos deportistas”, dice en el libro Habla el comandante, de Agustín Blanco Muñoz, basado en entrevistas realizadas entre 1995 y 1998. Primero se le probó como lanzador, pero él venía de hacerlo tres días antes  y sentía dolor de brazo. Agrega que “estaba descontrolado, daba “piconazos”, no llegaba a home y entonces me sacaron. Eso me desilusionó. Me dijeron que no servía. Les expliqué que me dolía el brazo. Y me respondieron: si te duele el brazo menos sirves”. Leer más de esta entrada

Anuncios

El valor real de la jornada extendida

Una de los negocios de mayor y más rápido crecimiento en el país en las últimas décadas, tanto como la venta de combustible, ha sido el de la educación privada, a causa del deterioro en que cayó la enseñanza pública. El fenómeno representó una enorme carga para la clase media y un insufrible dolor de cabeza para los padres, obligados a empobrecerse buscando dotar a sus hijos de una educación no siempre mejor, en escuelas de pago, donde por lo menos no quedaban expuestos a los riesgos y peligros de planteles bajo la mirilla de violadores y traficantes de drogas.

El empeño del gobierno de mejorar la calidad de la escuela con el programa de “Tanda extendida” promete un cambio radical y una oportunidad invaluable para cientos de miles de familias de medianos y bajos ingresos y una propuesta firme para ensanchar la cobertura escolar e igualar el nivel de la enseñanza pública con la privada. El contenido social de la iniciativa del presidente Danilo Medina no radica únicamente en el aporte económico que significa dar a los estudiantes alimentos, útiles, zapatos y uniformes, y tenerlos más tiempo en el plantel, con más horas de clase. Leer más de esta entrada

La educación en valores democráticos

Practicamos una democracia para la cual no estamos del todo preparados. Eso la hace débil e inoperante y sobre todo indiferente a amplios segmentos de población. Bosch solía referirse al “atraso político” del pueblo y su afirmación posee todavía, a pesar del tiempo transcurrido y de su muerte, una vigencia extraordinaria. Pero parte de la responsabilidad por ese atraso corresponde a los partidos políticos, porque una de sus misiones es la de educar a la gente en materia cívica y política.

Esa es una faceta relevante de sus responsabilidades como líderes que la mayoría de los políticos, ha declinado siempre. La labor educativa dentro del ejercicio de la actividad política nacional ha sido deprimente; virtualmente nula. Si la mayoría carece de un conocimiento sólido de sus deberes se debe en parte a que sus dirigentes no le han conferido valor a ese elemento vital de la formación democrática del pueblo. Probablemente también, porque muchos de ellos mismos desconocen los límites de esos deberes y derechos, razón que explica la facilidad e impunidad con que aquí se violan, se pisotean o se pasan por alto en situaciones decisivas esos atributos del sistema. Leer más de esta entrada

El arte de la comunicación (4 de 4)

Una política bien dirigida puede obtener buena comprensión y aceptación, y a menudo esto sólo es posible si el plan se adopta o estudia antes de ponerse en ejecución, ya que si la política adoptada es incorrecta, no responde a los deseos o necesidades básicas del público, probablemente terminará en un fracaso.

Los errores de percepción en el trato con el público suelen ser los tropiezos más frecuentes en las ejecuciones de campañas y esos errores pueden modificar, usualmente, las posibilidades de un partido. Son muchos los factores, ajenos por lo regular a un partido, un candidato o una empresa, que intervienen en la suerte de una estrategia de mercadeo. Algunas veces, el éxito de una campaña depende de asuntos tan elementales y rústicos como el de poder combinar esta suerte de factores tan diversos y distintos en una misma dirección y en la búsqueda de un mismo objetivo.

Es importante destacar que el fracaso de algunos intentos ha radicado en la creencia de que la manipulación puede ser un instrumento efectivo en la comunicación y, por ende, en la elaboración y ejecución de una buena campaña política o de otra índole. Leer más de esta entrada

El arte de la comunicación (3 de 4)

La acumulación de información, cualquiera sea su naturaleza —números telefónicos, dietas alimenticias, datos sobre un partido, un político, un producto o una empresa—casi siempre guarda familiaridad con los gustos básicos, hábitos e inclinaciones, etcétera, de las personas. El manejo exacto de esta información por terceros, puede resultar de mucho valor en el diseño y ejecución de una estrategia de mercadeo de los candidatos, de servicios, productos o instituciones.

Philip Lesly, a quien ya he mencionado, dice: “Hay una tendencia en cada individuo a tratar de asegurarse que estas diversas partidas de información almacenada, sean armoniosas entre sí y que estén, en cuanto sea  posible, acordes con sus hábitos y actitudes”. Por ejemplo,  agrega, algunas experiencias han indicado que los fumadores muy empedernidos son menos propicios que otros a recordar noticias acerca de la relación entre el fumar cigarrillos y el cáncer. Aquellos que tienen un prejuicio contra un cierto grupo de población, tienden a recordar menos hechos favorables y más adversos acerca de este grupo que otros que no tienen aquel prejuicio, y así sucesivamente. Leer más de esta entrada

El arte de la comunicación (2 de 4)

Dada la complejidad del mundo actual y el desarrollo de los medios de comunicación, éstos resultan fundamentales al éxito de toda estrategia o plan de mercadeo político. No puede concebirse una campaña, sea ya de imagen de un candidato o de promoción de un producto, que no contemple el uso intensivo de esos medios, tanto escritos como audiovisuales.

Son muchos los ejemplos que demuestran la influencia de los medios en las opiniones de la gente. Infinidad de estudios han comprobado rápidos cambios de actitudes de parte del público en diferentes países y en épocas distintas, como resultado de lecturas, escuchas de emisiones o proyecciones de películas.

Pero no siempre las estrategias de mercado político dan los resultados esperados. Pueden existir o surgir factores que obstaculicen el alcance de los objetivos de estrategias perfectamente diseñadas. Realidades económicas o sociales, pueden conspirar contra el éxito de una buena campaña de mercadeo político. En el país hemos tenido varios ejemplos. Leer más de esta entrada

El arte de la comunicación (1 de 4)

El dominio del arte de la comunicación es esencial al éxito de toda estrategia de mercadeo político, no importa los objetivos que esta se forje. En realidad, la comunicación es un arte que todos dominamos en una medida u otra. Cualquiera que sea su área de acción, la gente está tratando continuamente de comunicarse con el resto para transmitir sus ideas, recibir información y adquirir conocimientos. Los diferentes instrumentos para hacer válida una buena comunicación se convierten, pues, en objetos esenciales de la vida de las personas, si bien la mayoría de ellas sólo requiere, por la magnitud de sus necesidades y la naturaleza de sus obligaciones, de una parte limitada de esos instrumentos.

Las consecuencias de una comunicación no eficaz son distintas dependiendo de las necesidades de los emisores, trátese de un profesor en un aula, una madre frente a un hijo, una agencia de relaciones públicas o de publicidad en el desempeño de una campaña de imagen a favor de un cliente, o de un candidato frente a los electores.

El político o sus asesores raramente acuden a la sicología formal o la teoría sicológica al momento de decidir qué hacer o decir al público. Leer más de esta entrada

Sobre la falta y exceso de regulación

Si bien la falta de regulación originó el desorden financiero causante de la crisis global de 2008-09, el exceso de ella puede provocar más daño a la economía. La creciente intervención del Estado en la economía suele producir distorsiones capaces de paralizar el ritmo de crecimiento y obstaculizar las inversiones y el ingreso de capitales tan necesarios para impulsar el desarrollo, fomentar el empleo y combatir las consecuencias de la mala calidad del gasto público.

Existen muchas reservas sobre la tendencia a conferirle al Estado un papel de mayor preponderancia en la vida económica de las naciones. La razón descansa en las penosas experiencias de ensayos pasados y presentes. En muchos países, Cuba, Venezuela y Nicaragua, por ejemplo, los gobiernos intervienen o husmean  en la vida de cada ciudadano, de manera directa e indirecta, haciendo la vida una carga muy difícil de sobrellevar.

No existe de hecho en esos países una actividad social o económica de impacto que no esté de alguna forma ligada, atada, comprometida o asociada con el Estado, o paralizada por él. Leer más de esta entrada