El capitalismo comunista cubano

Seis décadas y media después del triunfo de una revolución supuesta a mejorar la vida de los cubanos y ponerle coto a la corrupción existente entonces, Cuba regresó a los peores días del “capitalismo salvaje” con otra ley de inversión extranjera que incrementa los incentivos y las garantías al capital foráneo que ya poseía desde 1995. La legislación aprobada en el 2014 le permite a los inversionistas repatriar hasta el 68 % de las utilidades, lo que difícilmente se les permita en otros países con economía de mercado, como la República Dominicana.

Leer más de esta entrada

Recordando a don Alejandro

Hace siete años, elCaribe publicó una breve nota sobre la preservación en Tamboril de una ceiba que se cree milenaria, alrededor de la cual autoridades del Ministerio de Medio Ambiente y miembros de la Sociedad Ecológica del Cibao, celebraron entonces el Día del Árbol. La conservación de este hermoso ejemplar de la flora dominicana, de 7,850 metros cuadrados de superficie y un radio de 50 metros con un tronco de 18 metros por la condición tubular de sus raíces, guarda toda una historia, de amor y cuidado de la naturaleza.

Leer más de esta entrada

Verdi y la Italia moderna

El 28 de marzo de 2011, mientras en Italia se luchaba por erradicar el cáncer de la corrupción que desgarraba al gobierno, encabezado por Sergio Berlusconi, en el Teatro de la Ópera de Roma se presentó un concierto bajo la dirección del maestro Riccardo Muti.

El programa incluyó “Va pensiero”, el conmovedor coro del tercer acto de la ópera Nabucco, de Verdi, también conocido como el “lamento de los esclavos hebreos”, y que desde su estreno en La Scala en marzo de 1842 se le ha considerado como una especie de segundo himno italiano. Tras el prolongado aplauso que siguió a la composición, el director de la orquesta se volvió al público, hizo un breve discurso de la penosa situación por la que atravesaba el país por el deterioro moral que sacudía al gobierno, y repitió la obra tras pedirle al público que acompañara al coro, lo cual este hizo, convirtiendo aquella velada en uno de los momentos más conmovedores de la historia moderna de la ópera.

Leer más de esta entrada

Cooperación, mejor de las opciones

En vista de la campaña para involucrar al país en la solución de la cada vez más grave crisis haitiana, urge un debate franco de las alternativas que la situación plantea.

Vista en perspectiva, la realidad nos muestra tres posibilidades, sin más opciones a seguir. La primera se refiere a las presiones de grupos empeñados en una solución radical relacionada con medidas de carácter migratorio. Esta opción incluiría deportaciones masivas y la cancelación de programas de atención médica a parturientas haitianas en situación de ilegalidad en el territorio nacional.

Leer más de esta entrada

El turismo y la ciudad colonial

La ciudad colonial, con su valiosa herencia de monumentos arquitectónicos, muchos de ellos en mal estado, otros en ruinas, constituye el activo más importante en los planes de impulsar la capital dominicana como destino turístico. Pero cometeríamos un grave error si la planificación se sostiene sobre la base de atraer los visitantes en base a los museos y el legado religioso de la conquista. La razón es muy sencilla, los extranjeros no gastarán su dinero para ver iglesias y reliquias menores y menos antiguas que las que existen en otros países.

Pese al hecho de ser más antiguas, la catedral y las iglesias de nuestra zona colonial no están ni en mejor estado ni son más monumentales que las que han desafiado el paso del tiempo en México, Perú y Colombia, para citar sólo las de algunos. Ni vendrán tampoco para ver la cama donde María de Toledo dormía.

Leer más de esta entrada

Rescatemos la frontera del abandono

La inmigración ilegal desde el oeste hacia esta parte de la isla, que desborda desde hace años nuestra capacidad para asimilarla, no es la única amenaza que enfrentamos. Hay otra migración que ha dejado desprotegida nuestra frontera. Es el abandono de sus habitantes hacia la zona céntrica y el Este del país, en busca de mejores condiciones de vida.

Esa migración terminará dejando una amplia zona territorial despoblada. Y seguirá generando consecuencias de la más diversa índole que de hecho se han estado viendo desde hace años. Es menester para evitar que ese fenómeno siga creciendo, que el Gobierno, como parte de su política migratoria, emprenda en comunión con inversiones privadas, grandes proyectos para promover el regreso de la gente a las provincias fronterizas.

Leer más de esta entrada

Los altos niveles de evasión fiscal

Por años he sostenido que la lucha contra la evasión fiscal no es sólo tarea de la Dirección de Impuestos Internos. Los altos niveles de evasión cargan sobre quienes cumplen con sus obligaciones impositivas todo el peso de la estructura tributaria. De manera que quienes incumplen con esa obligación elemental engañan al Estado, reduciendo con ello su capacidad para encarar los graves problemas de la nación, y a todos aquellos que observan sus deberes, sean empresas o particulares.

Los evasores se justifican en el alegato de que el sistema es injusto y represivo de la actividad productiva, lo que, de ser cierto, no se le aplicaría por cuanto no pagan los impuestos que las leyes establecen. A causa de los enormes montos de evasión, la carga tributaria sobre el PIB se estima en más de un 15 %, cuando en realidad puede sobrepasar dos y hasta tres veces esa cifra en algunos casos, a quienes pagan, si se le suma el pasivo laboral que la Seguridad Social representa para toda la actividad económica. En el ámbito empresarial, la evasión es mucho más perniciosa porque elude también los pagos de los servicios obligatorios de salud en perjuicio de empleados y trabajadores.

Leer más de esta entrada

Un tema para pensar

La cada día más aguda crisis social y política haitiana, nos obliga a una reflexión profunda desprovista de partidarismo. Imaginemos que la caravana de migrantes centroamericanos, que intenta todavía ingresar ilegalmente a Estados Unidos, se diera en nuestra frontera terrestre, un paralelismo no del todo ajeno a la realidad que vivimos en la isla.

Supongamos que un día miles de haitianos, deseosos de huir de la espantosa miseria y la inseguridad física existente en el vecino estado, decidieran una marcha similar. Imaginemos que desde diferentes puntos de ese estéril país se iniciara en varios frente una caravana hacia esta parte de la isla, con el propósito de iniciar aquí una vida que su nación les niega.

Leer más de esta entrada