El papa y Macron hablan de los migrantes

CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco y el presidente francés Emmanuel Macron hablaron el martes _en una reunión privada en el Vaticano que se extendió más allá de lo planeado_ sobre el tema de los migrantes y reflexionaron juntos sobre las perspectivas de Europa, en medio de los crecientes desafíos a la unidad del continente.Las tensiones en la Unión Europea sobre cómo compartir la carga de los inmigrantes están poniendo a prueba el poder de permanencia del bloque. A finales de esta semana se vislumbra una reunión clave de la UE en la que se enfrentan los puntos de vista de los miembros sobre cómo gestionar la crisis causada por la llegada de cientos de miles de inmigrantes que huyen de los conflictos y la pobreza en Oriente Medio, África y Asia.

Los dos hombres hablaron durante 57 minutos en la biblioteca papal en el Palacio Apostólico. Originalmente, la reunión estaba planeada para 45 minutos.

El Vaticano dijo que ambos hablaron de temas globales, como el de la migración, el medio ambiente y la prevención y resolución de conflictos, especialmente el desarme.

La semana pasada, Francisco llamó a las naciones a recibir a todos los refugiados que puedan integrar adecuadamente a sus sociedades.

En un tiempo de difíciles relaciones franco-italianas, la visita de Macron estuvo relacionada estrictamente con el Vaticano, sin ninguna reunión planeada con representantes del gobierno italiano.

Italia está furiosa de que Francia está enviando de regreso a migrantes que ingresan ilegalmente a Francia desde territorio italiano.

Además, Francia enfureció al nuevo gobernó populista italiano por criticar al país por negarse a permitir el atraque de un barco privado de rescate con más de 600 migrantes a bordo. Al final, España ofreció puerto seguro al buque. Italia ha permitido la entrada de unos 600.000 migrantes rescatados en alta mar en los últimos años, pero el nuevo ministro del Interior, el derechista Matteo Salvini, dice que Italia no puede ser más “el campamento de refugiados” de Europa.

Antes de llegar al Vaticano, Macron se reunió con funcionarios de la organización caritativa católica Comunidad Sant’Egidio, que trabaja para integrar a inmigrantes a la sociedad italiana y ha organizado vuelos para refugiados sirios a Italia como alternativa a la riesgosa travesía por el Mediterráneo.

Luego de que salieron del encuentro a puerta cerrada, Macron y Francisco se despidieron afectuosamente. El pontífice, como es costumbre con sus huéspedes, le dio a Macron una medalla con la efigie de San Martín de Tours.

La medalla “busca resaltar la vocación de los que gobiernan para ayudar a los pobres”, le dijo Francisco a Macron. “Todos somos pobres”. Le dio además copias de varios de sus escritos, incluso su encíclica sobre la fragilidad de la Tierra y su último mensaje sobre el Día de Paz Mundial de la Iglesia Católica.

Macron a su vez le entregó al papa un ejemplar del “Diario de un cura rural”, de Georges Bernanos. La novela narra la historia de un joven cura francés que aprende humildad en su ministerio en un pequeño pueblo. “Yo la he leído ya. Muchas veces”, dijo Francisco. “Me hizo bien leerlo”, agregó. (agencia AP)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: